5 consejos para mantener y mejorar tu salud articular

1 de Julio del 2020
La salud articular es un problema que preocupa a muchas personas, especialmente las dos patologías más habituales, la artrosis o osteoartritis. Estos dos términos definen una misma condición: el desgaste del cartílago articular.

La salud articular es un problema que preocupa a muchas personas, especialmente las dos patologías más habituales, la artrosis o osteoartritis. Estos dos términos definen una misma condición: el desgaste del cartílago articular.

El cartílago articular es el recubrimiento que tienen los huesos en sus extremos, y sus funciones son amortiguar la carga y facilitar el deslizamiento entre huesos.

¿Qué ocurre cuando este recubrimiento se desgasta? Que tiene lugar lo que suele llamarse artrosis o osteoartritis.

¿Es doloroso? Lo primero que debemos saber es que no tiene por qué causar dolor de manera directa. El cartílago articular no tiene terminaciones nerviosas como tales, así que tiene poca capacidad para causar dolor. Ese es el motivo de que muchas personas que sufren desgaste articular no padezcan ningún tipo de dolor. ¿Por qué es importante saber esto? Porque si te hacen una prueba de imagen (radiografía, resonancia…) y se observa desgaste articular, esto no conlleva que vaya a dolerte.(1)

Entonces, ¿qué suele causar dolor en la artrosis?

Hay tres estructuras que son las probables causantes del dolor:

  • El periostio: es la capa más externa del hueso y tiene terminaciones nerviosas.
  • La membrana sinovial: es la membrana que recubre la articulación y, cuando se inflama, puede causar dolor.
  • Edema óseo: es una inflamación del hueso.

En consecuencia, la causa del dolor de muchas artrosis u osteoartritis tiene origen inflamatorio y no es producido por el desgaste directo.(2)

Es importante tener presente que el desgaste del cartílago articular no lo causa el exceso de deporte, ni estar demasiado tiempo de pie, ni trabajar toda la vida subiendo escaleras. Si el cartílago articular sufre desgaste es por una serie de cambios en el líquido interno de la articulación, que debilitan el cartílago y provocan su desgaste.(1,3)

Entonces, todo ello nos lleva a la siguiente pregunta: ¿qué puedes hacer para mantener o mejorar tu salud articular? Aquí tienes 5 consejos:

 

          1. No te preocupes por el desgaste

Ya has aprendido que el desgaste no lo causa el movimiento y que, además, no provoca dolor por sí solo. Así que no debes preocuparte por si te mueves o haces ejercicio, sino más bien todo lo contrario.

          2. Haz ejercicio de forma regular

El ejercicio es el mejor protector de las articulaciones.(4) Como has visto, los problemas articulares vienen más por problemas inflamatorios que por desgaste real, y es el ejercicio el que mejor evitará esa inflamación. Existen diferentes tipos de ejercicios beneficiosos para las articulaciones. Aunque el personal sanitario es quien mejor te puede aconsejar sobre qué ejercicio te conviene, tienes muchas opciones a tu alcance: ejercicio de movilidad, yoga, taichi, caminar, bicicleta, correr, ejercicios de fuerza… Todo dependerá de tu estado inicial y de tus preferencias.

         3. Mantente activo/a

Mantenerse activo es una parte importante de tu salud articular: muévete frecuentemente, sube por las escaleras y evita el ascensor, ve andando a los sitios siempre que puedas y no estés mucho tiempo sentado o sin moverte. Todo ello ayudará a que tus articulaciones se mantengan en buen estado.

         4. No fuerces demasiado de un día para otro

Así como el ejercicio es esencial, también lo es no empezar de 0 a 100 en un día, ya que eso podría aumentar tu dolor y hacerte creer que el dolor lo ha causado el ejercicio. La actividad física y el ejercicio para disminuir el dolor deben ser progresivos, y nadie mejor que tu fisioterapeuta para recomendarte y ayudarte en esa progresión.

         5. Frío vs calor vs compresión

Nada va a reducir tanto tu inflamación como el mantenerte activo/a. Pero también existen remedios alternativos útiles que pueden calmar tus molestias. Mi primera recomendación es que compruebes si te ayuda más el frío o el calor. Y, en segundo lugar, si tu dolor va acompaño de hinchazón, prueba a usar una media compresiva suave, ya que aliviará tu dolor.

 

 

  1. Bricca, A., Juhl, C. B., Steultjens, M., Wirth, W., & Roos, E. M. (2018). Impact of exercise on articular cartilage in people at risk of, or with established, knee osteoarthritis: a systematic review of randomised controlled trials. British Journal of Sports Medicine, bjsports–2017–098661. doi:10.1136/bjsports-2017-098661

  2. Collins, K. H., Herzog, W., MacDonald, G. Z., Reimer, R. A., Rios, J. L., Smith, I. C., … Hart, D. A. (2018). Obesity, Metabolic Syndrome, and Musculoskeletal Disease: Common Inflammatory Pathways Suggest a Central Role for Loss of Muscle Integrity. Frontiers in Physiology, 9.doi:10.3389/fphys.2018.00112

  3. Wang, X., Hunter, D., Xu, J., & Ding, C. (2015). Metabolic triggered inflammation in osteoarthritis. Osteoarthritis and Cartilage, 23(1), 22–30. doi:10.1016/j.joca.2014.10.002

  4. Uthman, O. A., van der Windt, D. A., Jordan, J. L., Dziedzic, K. S., Healey, E. L., Peat, G. M., & Foster, N. E. (2013). Exercise for lower limb osteoarthritis: systematic review incorporating trial sequential analysis and network meta-analysis. BMJ, 347(sep20 1), f5555–f5555.doi:10.1136/bmj.f5555

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies