Alimentación y descanso como parte de nuestro entrenamiento

28 de Febrero del 2020

Hoy os hablaré del ENTRENAMIENTO INVISIBLE.
 Como dice la palabra, es esa parte del entrenamiento que no se ve o no se tiene en cuenta. Y, sin embargo, es igual o más necesaria que el propio entrenamiento. ¿Sorprendidos? Pues seguid leyendo.

El “entrenamiento invisible” trata de todos aquellos aspectos a tener en cuenta para rendir mejor y sobretodo, evitar lesiones. 
Llamemos “rendir mejor” a cumplir con un objetivo o simplemente a tener la tranquilidad de realizar ejercicio con la seguridad de hacer las cosas bien y tener buena salud.

Nutrición:

Un cuerpo poco nutrido o no alimentado acorde con sus necesidades nunca podrá estar en condiciones para asumir “las exigencias” a las que le sometemos. Por el contrario: tiene mayor riesgo de padecer enfermedades y en lo que a deporte se refiere, aumentar las posibilidades de lesionarse.

Debemos escoger siempre comida real y buenos procesados que nos aporten los nutrientes necesarios y nos ayuden a minimizar los efectos de la fatiga. Pero cuidado, no todo vale para todo el mundo. Si eres de los que ojea qué comen otras personas, ten en cuenta que si están asesoradas por un profesional, estarán comiendo según lo que sus cuerpos necesitan.
 Si no estás seguro de si te estás alimentando correctamente, acude a un buen nutricionista titulado.

Descanso:

Es posible que estés entrenando todo lo que debas, de manera correcta y te estés alimentando bien... y aún así, no mejores. Párate a pensar en aspectos como tu ritmo de vida, preocupaciones, horas y calidad de sueño...

¿Cómo distribuir el descanso?

-Al finalizar el esfuerzo después de un entrenamiento/carrera…, pero también durante el mismo. Incluir días de descanso total son beneficiosos para nuestra salud y rendimiento. El objetivo es no llevar el cuerpo al límite para que los músculos puedan recuperarse.

-Respetando las 8 horas de sueño. En un entorno adecuado, con un colchón correcto y una luz que invite a la calma.

En conclusión: unos buenos hábitos de descanso nos ayudan a recuperar los músculos y tejidos tras el esfuerzo físico, lo que aumenta nuestro rendimiento deportivo y evita lesiones. Pero además, fortalece nuestro sistema inmunológico y nos aporta mucha más energía. 

Así que convierte el “entrenamiento invisible” en entrenamiento ¡VISIBLE! Y disfruta de un entrenamiento más placentero y seguro.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies