La importancia de la fisioterapia y la psicología en el deporte.

Hoy os hablaré, como deportista amateur y profesional del deporte, de la importancia de la fisioterapia y la psicología en la práctica de cualquier deporte para personas no profesionales.

Tendemos a pensar que solo el profesional necesita ciertos cuidados especiales y nos olvidamos que, justamente las personas que practican deporte por ocio, -en la gran mayoría de casos al no estar tan bien preparadas, controladas y/o guiadas,- son las que tienden a tener más probabilidades de sufrir alguna lesión o bloqueo.

FISIOTERAPIA

Tras rodearme de grandes profesionales del mundo de la fisioterapia he podido comprobar los grandes beneficios que conlleva acudir con regularidad al “fisio”.

Además, es muy probable que, acudiendo a este profesional, se reduzca el porcentaje de sufrir algún tipo de lesión.

En fisioterapia hay muchos tipos de tratamientos, pero hoy os mencionaré uno de los que más recomiendo a mis clientes: el masaje deportivo y, en concreto, el masaje de descarga.

El objetivo principal del masaje de descarga es reducir el riesgo de lesión y mejorar el rendimiento. Y entre sus grandes beneficios, destacan:

- Reducir la fatiga muscular tras el cúmulo de entrenamientos.

- Preparar la musculatura para una buena recuperación.

- Recuperar flexibilidad en el tejido muscular.

- Mejorar la circulación.

Es decir, a parte de los entrenamientos, el descanso y la buena alimentación, es importante incluir el masaje de descarga en la rutina de entrenamiento cada dos o tres meses. ¡Pero cuidado! No es adecuado previo a una competición. Es recomendable al menos cuatro días antes y esperar entre 24 y 48 horas, según el estado de forma y experiencia, para volver al ejercicio intenso.

¡IMPORTANTE! Acudir siempre a un profesional titulado y colegiado.

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

El campo de la psicología es muy amplio y no entraré en él a fondo, ya que carezco de la formación que solo un profesional titulado puede darnos, pero sí me gustaría mencionar la importancia de tener una buena salud psicológica para poder conseguir mejorar sea cual sea nuestro nivel.

Y es que uno de los puntos débiles que suelo ver en los deportistas de a pie es la parte mental. En el deporte puedes estar bien preparado a nivel físico, pero si no tienes una mente trabajada que sepa gestionar diferentes situaciones, no tienes asegurado el éxito.

Es importante que consigamos tener un equilibrio entre nuestra parte mental y física.A menudo veo a mi alrededor personas frustradas, estresadas y agobiadas por no poder cumplir con la planificación semanal marcada, por no alcanzar el reto que se habían propuesto, por no ser como los demás...

Es importante partir de un dato clave: practicamos deporte para disfrutar. En el momento en el que no conseguimos disfrutar del proceso, hay que pararse a pensar qué está pasando.

Debemos intentar evitar:

- Las comparaciones con los demás y con uno mismo en un tiempo pasado. Debemos centrarnos en el momento y en los recursos que tenemos. Cada uno de nosotros somos diferentes y por tanto necesitamos retos personalizados.

Marcarse retos irreales. Los objetivos deben ser posibles. De lo contrario generaremos desmotivación e inseguridad en nosotros. 

- Las comparaciones con los demás y con uno mismo en un tiempo pasado. Debemos centrarnos en el momento y en los recursos que tenemos. Cada uno de nosotros somos diferentes y por tanto necesitamos retos personalizados.

Marcarse retos irreales. Los objetivos deben ser posibles. De lo contrario generaremos desmotivación e inseguridad en nosotros. 

Ser impacientes. Todo llega si se hace de manera correcta y progresiva. Si correr demasiado lo único que conseguiremos es lesionarnos o enfermarnos.

Por el contrario, es bueno: 

Aprender a gestionar situaciones no esperadas como, por ejemplo, una lesión. Pensad que toda situación tiene un aprendizaje detrás. Hay que darle la vuelta y centrarnos en lo que sí podemos hacer con un pensamiento positivo. Cuando menos nos lo esperamos podremos volver con mayor preparación. 

Definir estrategias para conseguir obtener un mayor rendimiento. Por ejemplo, marcarse pequeños retos dentro de nuestro gran objetivo. A parte de avanzar, nos ayudará a concentrarnos en lo que estamos haciendo y a evitar pensar en todo lo que nos queda por recorrer. Hay que intentar “engañar” a la mente para que se mantenga motivada. 

Tener motivación y mantenerla. Debemos premiarnos de cada avance por pequeño que nos parezca. No olvidemos todo el esfuerzo que hacemos para conseguirlo.

Poner atención a las respuestas y señales de nuestro cuerpo. Por encima de todo, él manda. No penséis que lo habéis perdido todo cuando por algún motivo no podáis entrenar o competir. El entrenamiento nunca estará por encima de nuestra salud. 

Tener confianza y ser positivo. Evitad pensamientos negativos y cread un buen plan de entrenamiento. Os dará la confianza de estar haciendo las cosas bien.

Y sobre todo, ¡disfrutad con vuestros entrenamientos! Debemos sentirnos felices por poder estar realizando lo que nos gusta y compartirlo con los demás.

El deporte puede sacar lo mejor de nosotros. ¡Aprovéchalo!

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies