Sostener la incomodidad

9 de Enero del 2023

Tras una semana de viaje y unos días de descanso para recuperar cuerpo y mente, salí a correr de nuevo para empezar con la preparación de mi nuevo reto, el maratón de Copenhague en mayo. Como suele ocurrir después de unos días sin entrenar, los primeros seis quilómetros fueron bastante incómodos, todos los mensajes que me daba a mí misma no eran precisamente positivos, hasta que fui plenamente consciente de cómo mi mente me estaba boicoteando y voluntariamente empecé a darme un mensaje interno de otro tipo: “permanecer en la incomodidad te hace avanzar”.

De esta reflexión surge el tema de este tercer artículo para Colnatur. Cómo Psicóloga del deporte siempre me he preguntado qué diferencia a los atletas de élite en rendimiento y resultados a igualdad de condiciones físicas. Está claro que se trata, sin duda, de un tema de gestión mental y emocional.

A nivel de gestión mental resaltaría un aspecto por encima de otros y en el que me voy a centrar en este artículo, la capacidad de sostener la incomodidad.
Esta capacidad puede desarrollarse a diferentes niveles, física, mental o emocional.

Si nos centramos en el ámbito deportivo, a nivel físico está claro que para sostener esta incomodidad debemos contar con una buena preparación física, que pasa por una alimentación planificada y saludable y en casos de alta actividad, una buena suplementación, que ayudan a recuperar el cuerpo de un entreno a otro. En mi caso voy combinando diferentes productos de Colnatur; cuando me voy de viaje utilizo el Colnatur Ready en formato monodosis y me es muy práctico, con  colágeno nativo tipo II, ácido hialurónico, magnesio y vitamina C, que me ayudan a nivel de cartílagos, huesos, músculos* y sobretodo a disminuir el cansancio y la fatiga**.

Sin esta preparación física no son viables los entrenos exigentes en los que físicamente puedes llegar a superar tus límites. Los entrenamientos de alta intensidad en los que llevas tu cuerpo al límite también a nivel mental son un entrenamiento ya que tu cerebro aprende que es capaz de sostener esas sensaciones corporales y si se repiten en la competición le va a ser familiar la sensación y no va a ser causa de estrés y tensión mental, muy importantes para un buen rendimiento.

Cada vez que realizamos nuevas actividades o salimos de nuestra zona de confort sea a nivel físico, mental o emocional (y esto es válido para cualquier ámbito) y a base de la repetición, la persistencia y la paciencia, nuestro cerebro crea nuevas conexiones neuronales, es lo que llamamos la neuroplasticidad cerebral.

Las neuronas se comunican entre sí mediante conexiones llamadas sinapsis y estas vías de comunicación pueden regenerarse durante toda la vida. Cada vez que aprendemos y se adquieren nuevos conocimientos (a través de la práctica repetida), la transmisión sináptica entre las neuronas implicadas se ve reforzada.

Así es como entrenamos a nuestro cerebro a ser capaz de hacer prácticamente todo lo que nos propongamos, a base de la repetición sostenida en el tiempo suficiente para crear un hábito.

En los últimos estudios realizados por la University College de Londres descubrieron que, como media, en realidad son necesarios 66 días para incorporar una nueva conducta en nuestra rutina y hacer que se mantenga. También descubrieron que dejar un día de seguir la conducta no es perjudicial para el objetivo a largo plazo.

Así es como se entrena la incomodidad o la resiliencia, a base de repetición y me atrevería a concluir que esta afirmación es válida para los diferentes aspectos del ser humano, el físico, el mental y el emocional. Nuestro cerebro es capaz de sostener todas las situaciones que se proponga a través de la repetición. Aprendes a tocar el violín, tocando el violín; aprendes a jugar a tenis jugando a tenis, aprendes a meditar meditando, aprendes a adaptarte al cambio haciendo cambios; aprendes a ser flexible sometiéndote a situaciones en las que tienes que ser flexible y aprendes a gestionar tu ira gestionando tu ira; tan sencillo y tan complejo a la vez.

La pregunta siguiente es cómo eres capaz de repetir lo que te es incómodo y sostenerlo en el tiempo sin abandonar, pues para mí hay cinco aspectos muy importantes:

  • el optimismo,
  • la determinación y confianza,
  • estrategias de distracción mental,
  • foco en la ejecución y no en el resultado
  • y tener un objetivo o propósito claro y alcanzable.

Si te interesa cómo puedes desarrollar estos cinco aspectos, te lo cuento en el próximo artículo.

 


*La Vitamina C contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los cartílagos y huesos. El magnesio contribuye al funcionamiento normal de los músculos.
**El magnesio contribuye a reducir el cansancio y la fatiga.
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies